Guía de Jedburgh

Comentarios desactivados 162 visitas0


Abadía de Jedburgh

Recorrer los monumentos de Escocia es conocer su memoria. Se puede decir que sus edificios y monumentos son el libro de Historia y los muros sus hojas. Así, de todas las partes de Escocia, las Lowlands o Tierras Bajas escocesas, son el mejor ejemplo del tablero de juego de los monarcas medievales. Además de estar adornada con las joyas de la arquitectura en la época de los señores feudales, las abadías. De todas, la más cercana a la frontera entre Escocia e Inglaterra, está en Jedburgh.

Nuestra guía de Jedburgh pretende acercar a uno de los puntos de paso obligado hacia la vecina Inglaterra. El caracter de sus vecinos, costubres locales y la genialidad de antiguos canteros han modelado el aspecto de la localidad, durante sus vetustos siglos de historia. En este post buceo en esta pequeña villa froteriza, aunque si lo quereis conocer en persona, Viajar por Escocia dispone de el tour de Rosslyn, Muro de Adriano y Tierras Bajas.

Historia

Cruz del mercado de Jedburgh

Cruz del mercado de Jedburgh – A. Cascallana

Jedburgh, Jeddart para los locales, está a orillas de afluente del Rio Tweed, Jed, que da nombre al pueblo. Siguiendo la ya vetusta calzada “Dere Street”. A las faldas de las conocidas colinas Cheviot, a unas 10 millas del punto de paso más practicable que hace las veces de frontera.

Sus crónicas narran perfectamente el devenir de los acontecimientos entre Inglaterra y Escocia. Es en la Edad Media, cuando esta localidad vivió sus momentos más turbulentos, durante el transcurso de las denominadas Guerras de Independencia. Su proximidad a la frontera, hizo que los ingleses vieran a la villa y su castillo, como uno de sus objetivos preferidos. Escaramuzas, asedios y razias eran el pan de cada día, para que nos entendamos.

Ruinas de la abadía, A.Cascallana

Ruinas de la abadía – A.Cascallana

Al igual que en la ciudad de Berwick Upon Tweed, en apenas un siglo vio como cambiaba de bando una y otra vez. Tal fue la frecuencia que se convirtió en un lugar completamente militarizado; fortalezas y castillos fueron moteando el paisaje que rodea la villa real, haciendo de este valle una especie de bunker de la época.

Tras las Guerras, llegaron los “Border Reivers”, bandidos sin ley que cometían sus fechorías a un lado y a otro de la frontera. La tenacidad de sus gentes hizo que tomaran “el toro por los cuernos”. Desarrollando sus propias técnicas, construyeron casas con diseños especiales e, incluso, crearon un arma para hacerlos frente. El hacha de Jeddart o Jeddart axe, una alabarda de doble filo temida durante todo el siglo XVI.

La desaparición de la frontera en el siglo XVII supuso un desmán para la economía local que vivía del comercio y de la aduana. Actualmente es uno de los burgos más importantes de los “Scottish Borders” sobre cuyos monumentos han quedado registrados los ecos de su pasado.

Qué ver, qué hacer

Abadía de Jedburgh

Abadía de Jedburgh, A. Cascallana

Abadía de Jedburgh – A. Cascallana

La más austral de las abadías escocesas, junto al rio que da nombre tanto al complejo y villa, Jed. De las cuatro grandes abadías de los Borders Escoceses es la única que no está junto al rio Tweed.

David I fue el gran promotor de este templo gótico del siglo XII. Representante del poder real en el Sur, el rey se lo entregó a la orden de los agustinos. Situada en un cruce de caminos, poco a poco se hizo importante en el comercio de la lana. El devenir de los  tiempos, quiso que este monumento haya quedado como testigo inmobil de los ejercitos durante las Guerras de Independencia y de la reforma protestante que acabó de forma bruca su uso.

Hoy en día forma uno de los restos mejor conservados de la arquitectura gótica escocesa que se pueden visitar.

Abbey Bridge End, Jedburgh TD8 6JQ / Entrada: Adulto £5.50, niño £3.30

Castillo de Jedburgh

Jedburgh fue defendida por un castillo situado sobre el corte del rio que hace el río. Destruido por los propios escoceses por miedo a que callera en manos inglesas. Ya en el siglo XVIII se levanta otro edificio con forma de fortificación y que funcionó como carcel. Hoy alberga el museo de la carcel, que reproduce los modos de vida de un preso.

Es uno de los lugares frecuentados por cazadores de fantasmas, entre ellos la unidad Koestler de Parapsicología de Edimburgo. El tour de los fantasmas de Viajar por Escocia nos explica el origen de esta unidad y las pistas para entender porqué Escocia y Edimburgo son tan propicias a estos fenómenos.

Castlegate Jedburgh TD8 6QD / Entrada: Gratuita

Casa de Maria Estuardo

Casa María Estuardo en Jedburgh, A. Cascallana

Casa de María Estuardo en Jedburgh, A. Cascallana

Una de las grandes protagonistas de la historia de Escocia, Maria Estuardo, tuvo en vilo a todo un reino desde esta localidad. Era bastante frecuente el paso de la reina por Jedburgh cuando visitaba a su buuen amigo el conde de Bothwell, en un castillo cercano. Fue en una de esas visitas, cuando se calló del caballo en un pantano. Enfermó tan rápidamente que a duras penas llegó al burgo real. Aquí fue atendida como al mejor de los huéspedes y tras varias semanas de fiebres y temblores pudo al fin retomar su agenda, dejando atrás, uno de los pasajes de su vida mejor conocidos entre los locales.

La casa donde se hospedó, hoy en día es visitable. Con numerosos objetos dedicados a la reina de Escocia. De todo lo expuesto, la joya de la corona es el zapato atribuido a la reina, encontrado varias décadas después en el mismo trágico pantano.

Carcel de Bridewell

Ocupando lo que en un principio seguramente fue la entrada principal al recinto de la abadía se encuentra este singular edificio del siglo XVIII. Su nombre hace referencia a un correccional para delitos menores más que a una carcel en sí.

Actualmente alberga la torre con el reloj.

Dónde comer en Jedburgh

Simply Scottish, A. Cascallana

Simply Scottish, A. Cascallana

Simply Scottish, pues eso, simplemente escocés, este café – bar es lo mejor para probar los platos combinados típicos del lugar con productos de cultivados y criados en los alrededores. Desde hamburguesas de cordero a puerros cocinados con queso del lugar y todo por un precio muy económico. Además, el café es uno de los mejores de la localidad.

9 High street

 

Restaurante The Clock Tower, A. Cascallana

Restaurante The Clock Tower, A. Cascallana

The Clock Tower Bistro, En la plaza frente a la abadía se sitúa este restaurante, sus platos cocinados en el momento nos asegurarán un plato de comida cuidadosamente elaborado. Es un buen sitio para los gourmets en los que lo importante de los viajes es tomarse su tiempo para saborearlo.

1 Abbey Place, Jedburgh TD8 6BE

Glenbank Hotel, aparte de ser un hotel cualquier comensal es recibido con una sonrisa en la boca. De trato muy cercano y familiar podemos disfrutar de las especialidades locales como es el salmon del cercano Tweed y el cordero criado en las praderas que nos rodean todo ello acompañado de cerveza escocesa.

Castle Gate, Jedburgh, TD8 6BD

 

Carters Rest. A. Cascallana

Carters Rest. A. Cascallana

The Carters Rest, quizás el mejor pub de la localidad, los platos varian. No dejemos de probar el cordero, especialidad de la casa. Las porciones son bastante abundantes.

Abbey Place, Jedburgh TD8 6BE

Abbey Takeaway, Situado justo en frente de la abadía y si lo nuestro es visitar lo máximo posible este es nuestro local. Desde pizzas a Kebabs pasando por Fish and Chips.

Abbey Takeaway. 8 Abbey Place, Jedburgh TD8 6BE

Dónde Comprar

The Cooperative, un supermercado donde hacerse con todo lo básico para prepararse un almuerzo parallevar y aprovechar al máximo de la ciudad.

Canongate, Jedburgh TD8 6AJ

Cafetería Brown Sugar, A. Cascallana

Cafetería Brown Sugar, A. Cascallana

Brown Sugar Cafe, este café no es famoso por el negro líquido que sirven, sino, por los dulces que elaboran, los Jedburgh Snails o los caracoles de Jedburgh. Son unas espirales de caramelo parecido al toffe muy conocidas y apreciadas. Son muchos son los que dicen que fueron los franceses y su gusto por este molusco terrestre, los que trajeron este postre ¿te animas a probarlo?

12 Canongate, Jedburgh TD8 6AJ

Curiosidades

Pintura de J. Hutton, Wikimedia.org

Pintura de J. Hutton, 1776, Wikimedia.org

James Hutton, uno de los grandes científicos que ha visto nacer Escocia. “Padre” de la geología moderna. Utilizó las deformaciones de los cortes del rio Jed para demostrar la antigüedad de la tierra . Además destacó con grandes aportaciones sobre la agricultura moderna, en química, meteorología y la ingeniería de los canales.

El roble de Capón, uno de los pocos supervivientes de los antiguos bosques que plagaban estas tierras. De unos 1000 años de antigüedad es el abuelo de los busques, es uno de los monumentos naturales de Escocia y del Reino Unido. otros de los monumentos naturales de Escocia los hemos incluido en el post de paisajes de Escocia.

El rugby y el capitán del equipo de Escocia; Greig Laidlaw, el deporte del oval ha ido de la mano con Jedburgh desde que llegara a Escocia. Uno de los hijos predilectos de la localidad y del país caledonio es el capitán del equipo Nacional, actualmente uno de los mejores jugadores de Reino Unido. Para saber más sobre este tema hemos preparado un post sobre el rugby en Escocia.

Inventor del Caleidoscopio, David Brewster a los 10 años ya había construido un telescopio por si mismo y a los 12 ya asistía a clase en la universidad de Edimburgo, se trata de uno de los grandes inventores que ha producido este país. Este y otros curiosos inventos podéis leerlos en nuestro post sobre inventos escoceses que cambiaron nuestra vida.

Expersión “Jedburgh Justice, “Justicia de Jedburghcolgar primero juzgar después. Durante la Edad Media esta fue la curiosa forma de tratar a los villanos y bandoleros en el burgo real. Algo así como un “¡aviso a navegantes!” de la época

Hand Ba´Game, todos hemos visto en la televisión como mitad y mitad de todo un pueblo, se disputa un balón. Pues bien, Jedburgh es uno de esas localidades donde se celebra un tipo de rugby arcaico, que sigue siendo protagonista una vez al año en estas calles.