Haggis, Neeps and Tatties

Comentarios desactivados 419 visitas0


haggis neeps and tatties

Todos aquellos que ya hayáis probado esta comida la conoceréis muy bien. Personalmente, he de confesar que soy una fan incondicional de los haggis escoceses. Para los que no sepan muy bien su origen y en que consiste vamos a destripar esta comida típica en Escocia.

Los haggis se relacionan y se conocen hoy en día como una tradición escocesa pero lo cierto es que no tenemos ningún dato histórico que lo corrobore. De hecho, antes de que incluso se empezaran a comer haggis en Escocia ya se mencionaban algunas variantes de la palabra, como ‘haggies’ o ‘hageses’ en algunos poemas escandinavos e ingleses.

Para no alargar más la intriga a todos aquellos que no sepáis que son realmente estos Haggis. Se componen de pulmones, hígados, corazón… De eso se forman los haggis. Normalmente van a formar parte de la oveja aunque también pueden hacerse del cordero o ternera. Todos estos ‘restos’ del animal se cogen, se trituran y después se añade un poco de cebolla picada, harina de avena, las especias de cada país o del restaurante y sal, una receta muy sencilla. Traducción, un sabor muy rico y fuerte que seguro reconoceréis enseguida, morcilla. En un primer momento para hacerlo todo esta mezcla se metía dentro del propio estómago del animal durante 3 horas. Ahora todos estos ingredientes se introducen dentro de una envoltura de embutido.

Haggis, neeps and tatties - wikimedia.org

Haggis, neeps and tatties – wikimedia.org, Colin

En cuanto al origen de los haggis, como se crea y cuando se empieza a utilizar existen varias teorías. La más asentada tiene relación con los pastores de las Highlands. Los hombres que viajaban durante horas con su ganado desde los pueblos hasta Edimburgo tenían que alimentarse durante el camino por lo que las mujeres en este caso eran las encargadas de preparar comida para ellos y que aguantara esos días tan largos por los gélidos valles del norte de Escocia. Lo que tenían más a mano era a las ovejas por lo que hacían esta pequeña mezcla y la llevaban dentro del estómago de la oveja para tenerla protegida y poder transportarla sin problema. Otros dicen que la tradición de comer estos haggis viene de los clanes. Cuando el cacique tenía que matar al animal tenían el privilegio de repartir los despojos o incluso algunos dicen que que haggis sería un animal perdido y difícil de encontrar en las Highlands que caminaría a 2 patas siendo más fácil para él esconderse en la cima de las montañas. Vosotros mismos podéis investigar las Highlands y meteros en el papel de todos estos pastores con nuestro viaje al lago Ness y las tierras altas.

Lo cierto es que en Escocia se van a empezar a conocer y a tomarse en cantidad a raíz de un poema de Robert Burns dedicado a estos haggis: ‘Dedicado a un Haggis’ (Address to a Haggies) la comida de los más pobres, algo que él amaba y comía a diario:

“Auld Scotland wants nae skinking ware
That jaups in luggies:
But, If ye wish her gratefu prayer,
Gie her a Haggis!”

 “Vieja Escocia no desea ningún menú acuoso
¡Ese chapotea en tazones de fuente de madera!
Pero, si deseas su rezo agradecido,
¡Darla un Haggis!”

Cena en honor a Robert Burns - wikimedia.org

Cena en honor a Robert Burns – wikimedia.org, Kim Traynor

En el poema nos va a contar la experiencia de crear y degustar los haggis. Gracias a su popularidad todo el país leyó este poema y todo el mundo quería probar estos conocidos haggis. Hoy en día tenían que hacerle un homenaje a Burns por haber escrito sobre lo que ha llegado a ser la comida tradicional escocesa por lo que, para recordarle y en agradecimiento todos los 25 de enero (el cumpleaños de Robert Burns) se cenan haggis acompañado de esa bebida que tanto les gusta, el whisky. Este momento del año se conoce como ‘la cena de Burns’ (Burns Supper) un acto que se organiza en cada hogar y que celebran por todo lo alto. Comenzará con una bienvenida a todos los invitados por parte del anfitrión y seguirá con unos momentos de música dedicada en honor a la estrella de la fiesta “A Man’s A Man for A’ That” o “Robbie Burns Medley”. Antes de empezar a repartir el haggis se recita el ya mencionado poema de Robert Burns y después se empieza a comer iniciando el acto con un pequeño brindis con el tan amado whiky. Después de la comida el anfitrión volverá a agradecer la participación en la cena de los invitados y posteriormente hablarán los hombres y las mujeres mencionando alguna obra o alguna parte de la vida de Robert Burns. Una velada para toda la familia.

Si venís a Escocia y en el hotel donde estéis alojados tenéis desayuno escocés (full Scottish breakfast) ya estaréis probando estos haggis a primera hora de la mañana. Si no, en cualquier restaurante del centro de Edimburgo vais a poder encontrar haggis en la carta para poder probarlos. Los sirven acompañados de un puré de patatas (tatties) y otro de nabo (neeps) o simplemente los haggis embasados en el supermercado para que luego cada uno en casa le añada los complementos que más le guste.

¿Dónde se pueden comer los haggis? En casi todos los pubs y restaurantes podemos encontralos, más adelante hemos destacado algunos. Pero puedes encontrar otros lugares en nuesta Guía de Restaurantes de Edimburgo o en la lista completa con los mejores pubs de la Old Town.

Last Drop

Además de comer buenos haggis en este pub también podréis disfrutar de uno de los tantos espectáculos que se llevaban a cabo en Escocia, la horca. Este pub se encuentra en la conocida plaza de Grassmarket, a 2 minutos de la Milla Real (Royal Mile) a través de la calle Victoria (Victoria Street). Está abierto todos los días de 10:00 a 01:00 por lo que tendréis tiempo a lo largo del día para pasar y probar estos Haggis además del salmón o cualquiera de sus especialidades. ¡Ah, se me olvidaba! Aquí no dejan atrás a nadie y han sacado unos haggis para vegetarianos compuestos de champiñones, zanahoria, cebolla, guisantes, cacahuetes… Un menú para todos.

The Last Drop - I. Pozo

The Last Drop – I. Pozo

Deacon Brodie’s

Situado en plena Royal Mile se encuentrá un restaurante en honor a uno de los ciudadanos escoceses célebres de Edimburgo. Deacon Brodie sirvió de inspiración para Robert Louis Stevenson en su creación de Doctor Jekyll y Mr Hyde gracias a la doble vida que llevaba este señor como concejal y cerrajero de la ciudad. Es uno de los pubs más visitados por todos por la ubicación y los haggis que sirven. En este caso también podréis encontrar la versión vegetariana de los mismos. La historia de este magnífico cerrajero la podréis aprender en pronfundidad con nuestro tour a pie por la ciudad de Edimburgo.

Taberna Deacon Brodie - I. Pozo

Taberna Deacon Brodie – I. Pozo

The Little Inn

En la misma Royal Mile tenemos otro sitio en este caso de comida para llevar (take-away). En esta pequeña tienda podréis coger los haggis para llevar y así no perder mucho tiempo si no disponéis de muchos días por la ciudad. Lo mejor de este take-away es que te permite combinar los rolls de los que disponen por lo que puedes pedir unos haggis acompañados de bacon o salchichas. Cuidado también con este, ya que es uno de los haggis más picantes que encontraréis por la ciudad.

Little Inn - I. Pozo

Little Inn – I. Pozo

Macsween of Edinburgh

Esta cadena produce los haggis en masa, por lo que en casi todos los supermercados podréis encontrar haggis para llevar a casa y cocinar. Cuentan con los haggis tradicionales de cordero o ternera, haggis vegetarianos y haggis de cerdo con un pequeño pudin. También podréis encontrar la pieza entera de haggis para que la cocinéis vosotros mismos de distintos tamaños hasta 30 personas y una salsa de whisky para acompañar. La tienda oficial se encuentra en Dryden Road un poquito más lejos del centro, pero en los supermercados podéis encontrar las diferentes variedades.

Haggis de la casa Macsweens - I. Pozo

Haggis de la casa Macsweens – I. Pozo

Cualquier forma es buena para comer los haggis, ¡a disfrutar con la comida de los escoceses!