Las 10 mejores islas de Escocia

No Comentarios 820 visitas0


mapa de escocia

Escocia es un país que dispone de casi 12.000 km de costa a lo que hay que añadir cerca de 800 islas, todas y cada una de ellas con características que las hacen únicas y especiales, el clima, su naturaleza, su aislamiento hacen que sus paisajes se presenten casi vírgenes e impresionen y dejen en la retina de sus visitantes una imagen difícil de olvidar.

Las islas de Escocia se agrupan en diferentes archipiélagos:

Las Hebridas interiores, se trata de un grupo de Islas situadas inmediatamente en la costa Oeste de Escocia, perfectamente definidas por sus playas de arena blanca y su vida salvaje, muchas de ellas como Islay goza de buena y merecida fama gracias a su whisky

Las Hebridas exteriores, conocidas como las Islas de Oeste, se trata de un grupo de islas que forman una línea corrida de Noreste a Suroeste. Sus tres reservas naturales, no dejan lugar a dudas que su componente natural es una de las razones por las que destaca, pero no solo la naturaleza, sino la increíble historia y sobre todo los restos prehistóricos que demuestran el especial interés de los seres humanos por habitar estas islas desde épocas muy tempranas.

Algunas de sus islas aparecen entre el “Top Ten” de las islas del Mundo de diversas categorias.

Islas Shetland, Se trata del territorio más al norte de las Islas Británicas, son un conjunto de islas que juntan en perfecta armonía su influencia escocesa y sabor escandinavo, la luz gracias a su latitud y la influencia atemperante de la corriente del golfo producen algunos de los paisajes más codiciados para los fotógrafos, museos, ruinas y reservas naturales completan la enorme cantidad de posibilidades que nos oferta este conjunto de islas.

Islas Orkney, a medio camino entre las Shetland y tierra firme británica, son un conjunto de islas con un espectacular carácter, de tradiciones milenarias, su historia ha quedado patente entre sus numerosos restos arqueológicos de reconocimiento mundial, así como su abundante vida salvaje que encuentra en estas tierras un gratificante descanso.

Islas de la costa Este, si en el Oeste la vista que podemos tener del Océano Atlántico es un mar salpicado por Islas, en el este escocés ocurre lo contrario, las islas son muy escasas pero, este estío en espacios isleños, hace que estos reductos sean auténticas sorpresas.

1/ Isla de Skye, la “Isla de Escocia”

La Isla”, es sin duda la joya de la corona en escocia, lo tiene todo y por ende, es la de mayor accesibilidad, no me voy a extender en ella ya que disponemos de un post en nuestro blog dedicado exclusivamente a ella. Además, también podéis visitarla en nuestro viaje de 3 días a las tierras altas y la isla de Skye.

2/ Isla de Arran y sus quesos

arran

Localización de la isla de Arran en Escocia – Wikipedia.org

Se trata de la mayor isla de todo el fiordo de Clyde, así como, la séptima de toda Escocia. No es dificil comprender él porque es conocida como la “Escocia en miniatura”, si sabemos que todo lo que simboliza Escocia: Castillos, montañas, islas, ríos, lagos, bosques, pueblos, pubs, Edad Media, Gastronomía, paisajes,… se concentra en una isla de 32 km de largo por 16 km de ancho.

Sea lo que sea, lo que estamos buscando en nuestros viajes, Arran seguramente nos satisfaga. Para los amantes de la gastronomía, existen destilerías, pero aparte del producto escocés por excelencia. Más conocidos son los productos queseros como es el queso de Arran, un delicioso cheddar que se produce localmente, además de otras variedades como es el Arran Blue (Arran azul) o el Arran Camembert, todos con reconocimientos a nivel británico y mundial.

Círculo de piedras de Machrie, Andy Beecroft, url

Círculo de piedras de Machrie, Andy Beecroft, Geograph.org

Con las pilas cargadas con sus quesos. Si lo que estamos buscando es empaparnos de su historia, la isla nos ofrece, un abanico que comienza hace 9.000 años, con el famoso círculo de piedras de Machrie Moor, pasando por las cruentas batallas contra los vikingos de los que fueron testigos los castillos, como el escénico de Lochranza. Para finalmente queda en manos del clan de los McDonald.

Ahora, si lo que buscamos es un reducto natural, Arran ofrece sus dos caras, podemos escoger entre el norte montañoso y el sur con playas casi vírgenes de arena blanca.

En definitiva Arran se postula como una de las islas más aclamadas por parte de los visitantes ya sean los mismos escoceses o provenientes de otros países.

callanish stones

callanish stones – flickr.com Colin Macdonald

Cómo llegar:

Ferry de una hora desde Rothesay o Claonaig

3/ Isla de Lewis, Harris y sus tejidos

Situada en el extremo Noroeste de Escocia, es la isla más grande de las Hebridas. Forma parte de un archipiélago conocido como la “isla larga” ya que forma una estrecha línea de islas con dirección Noreste a Suroeste.

Catalogada como una de las mejores islas del mundo, tan solo por detrás de las islas paradisiacas de Tailandia y Madagascar. Aunque realmente se trata de una única isla, la tradición siempre ha hablado de dos la isla de Lewis y la Isla de Harris, siendo esta última una península que se descuelga de la primera en la parte sur.

Su gran atractivo reside en la increíble historia que tiene, desde los primeros pobladores que dejaron su huella en monumentos como el impresionante “Callanish Standing Stones”, la influencia de los vikingos que dejaron su poso cultural en la arquitectura tradicional, costumbres o la misma lengua de raíces gaélicas, aun hoy en día se trata de la zona donde más hablantes de este idioma podemos encontrar en torno al 50 % de su población. Gracias a su ubicación completamente aislada junto con su historia y lengua gaélica ha dotado a esta isla de un sabor especial.

Harris Tweed se trata de un tipo de tela muy característica que debe su nombre curiosamente al rio que se encuentra en las Tierras Bajas donde existe una notable fama de producción de un tipo de tela de lana, pero de menor calidad a la de Lewis-Harris.

harris_tweed

Muestra del tejido de Harris-tweed – Wikimedia.org, PKM

 

Podemos combinar las visitas a sus playas de arena blanca y aguas cristalinas ocupadas por una amplia fauna de pájaros, focas, delfines y ballenas, con los numerosos monumentos históricos así como su capital Stornoway, una impresionante localidad capital de la isla de arquitectura victoriana

Es una de las islas mejor comunicadas con las principales ciudades Escocesas e incluso con Londres

Como consejo; si tenemos algún contacto en esta isla y su apellido es McLeod, aseguraros bien del nombre y su dirección pues ha sido tradicionalmente territorio de este clan y la inmensa mayoría de los habitantes dispone de este apellido.

4/ Isla de Iona y St Columba, la isla sacra

Abadía de Iona

Imagen de la abadía de Iona – RAY JONES, Geograph.org

 

 

Todas las islas tienen una característica por encima de todas; ya sean sus paisajes que rebosan de paz y tranquilidad, su extensa riqueza tanto en fauna como en flora, sin olvidarnos de la historia y arqueología tan ligada a esta tierra. Iona, es una excepción, en la costa Oeste de Mull nos encontramos con una isla, casi un islote, pero este, puede dar lugar a equivoco, su tamaño no encarna su carácter.

Se trata de los lugares más singulares de toda Escocia, si sabemos que es conocida como “La cuna del cristianismo en Escocia” ya sabremos en qué sentido reside su especialidad.

El origen de su popularidad aparece cuando Escocia aún no había recibido ni siquiera su propio nombre. Desde el siglo VI este pequeño punto en el mapa ya comenzó a ser foco de destino  religioso, primero de entrada reservada a las personalidades de mayor importancia hasta el punto que hubo reyes escoceses, irlandeses e incluso vikingos que hicieron su último viaje hasta esta especie de “Tierra Santa” que posteriormente paso a ser en el gran centro de peregrinaje escocés.

iona_pueblo

Fotografía del pueblo de Iona – Graham Proud, Geograph.org

Si desembarcamos en la isla en el primer cruce, nos da la bienvenida una cruz céltica, ese tipo de cruz formada la tradicional cruz y un circulo que atraviesa todas las patas de esta, más conocidas de Escocia, Macleans Cross, que ha quedado como testigo del pasado religioso de la isla.

Más allá se encuentran los restos de la abadía que en su día vió pasear entre sus muros a uno de los hombres santos de Escocia San Columbano, que convirtió este en su reducto de difusión de letras y de cultura durante la denominada Época Oscura.

A pesar de su reducido tamaño, la isla se presenta como un gran atractivo para los curiosos y los amantes de la historia, además, sus aguas claras y sus playas de arena blanca constituyen un lugar donde encontrarse frente a la naturaleza en estado puro.

El acceso a la isla se realiza desde la isla de Mull con un ferry que dura apenas 4 minutos.

5/ Isla de Islay, Reina de las Islas Hebridas

Seguimos en la costa oeste escocesa, pero esta vez nos dirigimos al extremo sur de las islas Hebridas donde nos espera una de las islas más grandes.

Whisky de Islay, Wikipedia.org, Harmil

Whisky de Islay – Wikimedia.org, Harmil

Islay es conocida como la “Reina de las Islas Hebridas, por la espectacularidad de sus paisajes, por su tamaño, siendo la séptima isla más grande de todo el Reino Unido, por su vida salvaje, pero sobre todo por su Whisky.

Si se preguntan que podemos hacer en esta isla, la respuesta es: depende de lo que esté estén buscando, veamos algunas de sus las opciones.

El whisky de Islay es uno de los más codiciados del mundo y con su característico sabor ahumado que lo hace único, particularidad que se debe, según los lugareños, al agua de tonalidad parda de la isla. Sus ocho destilerías (Ardbeg, Lagavulin, Laphroaig, Bowmore, Caol Ila, Bunnahabhain, Bruichladdich y Kilchoman) a buen seguro, nos proporcionarán una buena variedad donde escoger.

Además, actualmente se ha convertido en uno de los principales destinos para la observación de aves. Hay que añadir sus espectaculares panorámicas casi vírgenes y la gran cantidad de monumentos históricos que motean el paisaje, hacen las delicias de los apasionados de las rutas.

Ya sea una ruta en bici, en coche o andando o lo que estemos buscando; su whisky, su vida salvaje o su historia, esta isla nos empapará de su carácter y de su cultura gaélica de sus amables y orgullosos habitantes. Difícilmente dejará a nadie indiferente.

Llegar a la isla se realiza en ferry desde la localidad de Kennacraig y tarda aproximadamente 2 horas.

6/ Islas de Orkney, más de 7 milenios de Historia.

skara-brae

Pueblo Neolítico de Skara Brae – Malcolm Morris. Geograph.org

 

Si nos trasladamos hacia el noreste nos toparemos con uno de los archipiélagos más misteriosos y pragmáticos de toda Escocia, compuesto de unas 70 islas solo 20 de ellas están actualmente habitadas, lo que nos da una idea de del carácter salvaje de la mayoría de sus islas.

Porque es difícil hablar de una sola Isla, he tomado la decisión de hablar de todas en su conjunto.

La isla más grande se presenta a los visitantes con su principal isla “Mainland” y su capital, Kirkwall que no solo nos ofrece sus espectaculares monumentos sino que su verdadera riqueza reside en la excelente gastronomía, gracias al generoso mar que rodea a estas islas, el pescado y el marisco que se puede comer es de excepcional calidad, por su lado las carnes no quedan atrás, la de ternera pero sobre todo el cordero alimentados por los verdes pastos que cubren la mayor parte de las islas o e caso excepcional a la vez que llamativo de la oveja North Ronaldsay de las islas del Norte que es alimentada con algas, que dotan a su carne de un inconfundible sabor.

old_man_stand

Fotografía de Old Man of Hoy – Simaron, Flickr

Con el estómago lleno nos esperan multitud de paisajes y monumentos que podemos recorrer como el pueblo neolítico Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO de Skara Brae, los círculos de piedras de Mainland o si nos dirigimos a las islas del sur del archipiélago no nos podemos perder la historia militar de Scapa Flow, las rutas de senderismo con el impresionante Old Man rock stack, como monumento natural más destacado.

Realmente no tienen un único atractivo, apto para todo tipo de viajeros, desde exploradores intrépidos buscando los sitios más recónditos, fotógrafos de paisajes inolvidables o submarinistas de la cultura y folk.

Llegar a las Orkney es muy sencillo gracias a la gran disponibilidad de transporte, puede hacerse en avión desde los aeropuertos de Glasgow, Edimburgo, invernes y Aberdeen. O en ferry desde Aberdeen, Northlink Scrabster, Gill’s Bay, Pentland Ferries entre otras posibilidades.

7/ Las islas Shetland, las islas escocesas más vikingas

pony-shetland

Potro de pony Shetland – Pete + Lynne, Flickr

Como en el caso anterior, es difícil entender la singularidad de una sola isla sin explicar el archipiélago completo, por lo que me voy a permitir la licencia de tratar al conjunto, más de una centena de islas, como si fuera de una única isla se tratase.

Su proximidad a los países nórdicos, que contribuyen con una esencia nórdica que se amalgama con la cultura céltica escocesa.

Por sus paisajes, se trata de las islas más al Norte de las Islas Británicas, esta latitud concede a estas islas unos paisajes y una luz que la convierten en algo irresistible para los que miran desde otro lado del objetivo de una cámara así como ha servido como fuente de inspiración de artistas, que buscan luces tan espectaculares como la aurora boreal.

Su riqueza y excepcionalidad geológica y paisajística se evidencian en la creación de figuras de protección como son reservas y parques naturales, donde en verano sus hasta 19 horas de luz nos permitirán disfrutar de paseos a lo largo de sus reservas naturales, sus playas vírgenes o los recorridos y rutas costeras que dispone desde donde podremos ver la vida salvaje en su medio o a los potrillos de los ponies de raza endógena, Shetland.

Su fertilidad en paisajes y geología obligatoriamente ha de ir acompañado de una biodiversidad envidiable ya sea de aves, convirtiéndose en uno de los destinos preferidos para observadores de aves y en mamíferos marinos.

A todo esto ha de añadirse su riqueza histórica, con más de seis milenios de historia, con registros arqueológicos dispersos en yacimientos por todas las islas, pero hay que destacar una época, esa es la etapa vikinga, que dejó su sello a fuego en las costumbres y tradiciones gracias a los casi seis siglos de pertenencia al territorio vikingo.

Para llegar a las islas las principales opciones son en barco desde Aberdeen todos los días de la semana con llegada a Lerwick o en avión desde Aberdeen, Inverness, Edimburgo y Glasgow.

8/ Isla de Jura, la isla de los ciervos

jura_paps

Jura Paps – Brian Turner, Geograph.org

Nos desplazamos a la Costa Oeste de Escocia para conocer la isla que conserva el nombre dado por los propios vikingos el cual significa “la isla del ciervo”. La razón de tal apodo no es casual pues entre sus características, destaca sus enorme población de este tipo de animales, con una cifra que ronda los 5500 ejemplares frente a unos escasos 200 habitantes.

Pese a su proximidad a tierra firme, se trata de una de las islas más indómitas y de mayor inaccesibilidad de todas las escocesas.

Esta característica se cristaliza en un escenario muy apreciado tanto por los caminantes más decididos como por alpinistas más aplomados, que encuentran aquí un lugar donde poner a prueba sus cualidades. Las colinas denominadas como Jura Paps y los insólitos remolinos o whirlpools son algunos de las atracciones naturales más frecuentadas por los visitantes.

Como no puede ser de otra manera esta isla dispone de una destilería que como no podía ser de otra manera denomina a su whisky de igual manera que la isla, este Whisky Single Malt singularizado por su fuerte sabor, que lo han dotado de mundial fama frente a sus hermanos de tierra firme más suaves.

Para llegar a Jura, se puede hacer desde 7.30am a 6.30pm con un viaje de apenas 30 min en ferry desde Askaig.

Tras conocer estas islas, hay que decir que no hace falta ir lejos y a sitios recónditos para encontrar las mejores islas de Escocia, en el mismo fiordo de Forth tenemos dos islas que merecen unas palabras antes de finalizar el post.

9/ Isla de Inchcolm, el vigía del Forth

inchcolm_abadia

Abadía de Inchholm island – Magnus Hagdorn, Flickr

 

Situada tan cerca de Edimburgo que en días claros podemos observarla desde la capital escocesa, ya que se encuentra a escasos 9 kilómetros. Pertenece a un grupo de no más de 20 islas que se sitúan en el interior del fiordo de Forth, de todas ellas, Inchcolm la que destaca su especial relevancia histórica le ha llevado a recibir el apodo de la doncella del Forth.

De lejos se trata de la isla más extraordinaria de las que nos podemos encontrar en el fiordo, como no podía ser de otra manera los pequeños frailecillos o las focas grises hacen de los roquedos que rodean a la isla su hogar.

Pero si tenemos que señalar algo por lo que destaca, esta es su abadía, que da nombre a la misma isla pues significa la “isla de Columba”, en si se constituye como el complejo monástico mejor preservado de toda Escocia.

La isla en si es un espejo del pasado bélico del fiordo, desde las guerras contra Inglaterra durante las Edad Media hasta las dos guerras mundiales, que han dejado su huella en las construcciones que rodean la isla; fortificaciones, casamatas, bunkers, ruinas,…..

Sin duda, esta isla deja patente que no es necesario desplazarse cientos de kilómetros poder tener algunas de las mejores vistas, como la que tenemos sobre el puente de Forth, sobre el fiordo del mismo nombre o incluso del propio Edimburgo.

Para acceder a la Inchcolm disponemos de un Ferry desde Southqueensferry que su ruta normal en forma de 8 recorre ambos lados del puente de Forth, este tiene salida tres veces por día, nos permitirá hacer un recorrido por la isla de al menos 90 minutos y como máximo podemos volver en el último ferry del día.

10/ Bass Rock el bastión de los cormoranes

Bass Rock, whikipedia StaraBlazkova

Bass Rock – StaraBlazkova, Wikimedia.org

Sin salirnos del fiordo, pero en el límite con el mar del Norte, existe una “diminuta” isla que se alza frente a las costas escocesas con sus más de 100metros de altura, este impresionante peñón es fruto de una gran actividad volcánica que también dio origen a varias de las colinas que rodean la capital escocesa.

Esta singular isla, alberga la mayor colonia de cormoranes del mundo, que ya de por si es grande pero como consecuencia del reducido tamaño del peñón este muestra un brillante color blanco desde la lejanía fruto de las defecciones de las aves.

Los actuales inquilinos no hacen más que ocupar el espacio que un día fue ocupado primero por un monasterio retirado del mundo y dedicado a la meditación que fue sustituido por sucesivas fortalezas utilizadas en varias guerras.

Contemplar uno de los espectáculos de la naturaleza más llamativos, es fácil gracias a los cruceros que se ofrecen desde la localidad de North Berwick, existen varios tipos de servicios, la mayoría de estos se desde el Centro de Interpretación de aves marinas de Escocia (Scottish Seabirds Centre).

Llegar a North Berwick desde Edimburgo es muy fácil ya sea por carretera o en tren desde la estación de Waverley.

hebridas

Imagen de crucero entre las islas Hebrida – Richard Webb, Geograph.org

 

Sea como fuere, Escocia dispone de un amplio abanico de islas que motean el paisaje de la costa escocesa. Como resultado tenemos una amplísima variedad de escenarios, donde la geografía, clima, historia y la vida salvaje juegan un papel fundamental en la creación de algunas de las mejores estampas de todo el país, pero dentro de los límites geográficos reducidos que constituyen las propias islas.

La lista que precede a estas palabras son solo algunos de los nombres que pueden sonar en esta y otras listas, pero la realidad es que existen un gran número de islas que no he nombrado pero que igualmente merecen estar en esta lista:

-Colonsay la joya de las hebridas

-Isla de Raasay, apodada la de los ciervos rojos por los vikingos

-Isla de Benbecula, conocida como el escalón entre el Sur y el Norte de Uist.

-Isla de Staffa, La isla que recordó a las casas de los vikingos.

-Isla de Barra, de playas blancas e impolutas la isla habitada más al oeste de las todas las británicas.

-Isla de Mousa

-Isla de May, refugio de focas

Lo que queda claro es que conocer Escocia también es también conocer sus islas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *