¿Consultas o reservas de última hora? LLÁMANOS WhatsApp

¿Reservas de última hora? Llámanos

Paisajes Espectaculares de Escocia

Los paisajes más espectaculares de Escocia

09 julio 2018 Tiempo de lectura 43 min 6 comentarios

Escocia es un país con una riqueza paisajística enorme. Seguro que lo primero que te viene a la cabeza cuando piensas en ella son esas inmensas praderas verdes bajo cielos nublados y grises. También el azul oscuro del mar, los acantilados o los fiordos que se estrechan hasta encontrarse con la desembocadura de los ríos… Pero, ¿sabías que Escocia tiene las montañas más altas del Reino Unido? ¿O que Nessie no vive en el lago más grande de Escocia?
Si quieres saber mucho más de la variada geografía escocesa acompáñanos en esta excursión a través de las escarpadas montañas de las Highlands, o por las fértiles tierras de las Lowlands, y, si lo que te atrae es el mar y la aventura, te invitamos a conocer las islas que conforman este majestuoso país.

 

Ven a conocer los paisajes más espectaculares de las Tierras Altas de Escocia.

Montañas y valles de Escocia

Aunque no destacan por su altitud, las elevaciones escocesas pueden hacer las delicias de alpinistas profesionales o excursionistas ocasionales. Tampoco dejaremos pasar la oportunidad de mostrarte aquellos valles que forman, algunos de una belleza inigualable.
Si te gusta el aire que se respira en la montaña, te motiva escalarla, o quieres conocer sus preciosas vistas, te vamos a presentar algunas opciones que pueden interesarte.

El pico más alto del Reino Unido, el Ben Nevis

Montaña Ben Nevis
Cuando viajamos a Escocia, seguramente te llamará la atención cómo el nombre de ciertos lugares es diferente al que le dan en Inglaterra. Así, la palabra gaélica Ben es lo que un inglés llamaría mountain (montaña), mientras que Nevis no significa nieve, sino peligrosa o maliciosa. Los escoceses prefieren acortarla y la conocen como The Ben.
Como si de un guardián se tratase, esta montaña custodia no sólo Escocia sino todo el Reino Unido con sus 1.345 metros. Se estima que suben más de cien mil personas cada año hasta su cima. Los montañistas más valientes la eligen por los acantilados de 700 metros de altura de la cara norte. Pero no te desanimes, hay rutas para todas las dificultades, no te vas a quedar sin poder ver la maravillosa panorámica de la cima.
Debemos advertirte que, pese a su popularidad y a su compleja morfología, esta montaña es un lugar muy peligroso para los que no están iniciados en el alpinismo. Hay un buen número de rescates al año, así que no te lo debes tomar a broma. Algunas de las áreas tienen muy poca visibilidad y el clima puede influir de manera perjudicial. Por ello, lo mejor es que elijas cuidadosamente el momento para subir. Como curiosidad, cada año, el primer sábado de septiembre, tiene lugar una carrera para ver quién es capaz de subir y bajar el Ben Nevis más rápidamente. ¿Te atreverías a competir?
En definitiva, es un lugar que resume el espíritu de las Highlands: grandes elevaciones junto a valles profundos, verdes campos de los que brotan aguas puras y cristalinas… ¿Qué más puedes pedir?
Si quieres visitar esta montaña te recomendamos que consultes la Guía de Fort William, pues es uno de los pueblos más cercanos y del que parten las mejores rutas para el ascenso.

Las Tres Hermanas y el valle de Glencoe

Tres Hermanas y el valle de Glen Coe
Es imprescindible que en tu viaje por las Highlands hagas un hueco para visitar uno de sus parajes más sobrecogedores. Se trata del valle de Glen Coe, flanqueado por la montaña de Bidean nam Bian y sus llamativas Three Sisters o Tres Hermanas. El nombre del valle proviene del término Glen, que denomina a los valles glaciares y Coe, refiriéndose al río que discurre por él.
Casi todos los que han podido visitar este valle de origen volcánico se han sentido abrazados por las montañas. El camino hacia el pueblo de Glencoe se caracteriza por un paisaje agreste y nuboso. Allá donde mires sólo verás belleza. Más aún si haces un alto en el Meeting of the Three Waters, el lugar donde las tres aguas se encuentran. Son tres fuentes que confluyen en un mismo punto, generando una hermosa cascada.
Si esto ya merece la pena ser visitado, debemos decir que el final del valle guarda dos sorpresas espectaculares: The Lost Valley (el valle perdido) y las Three Sisters. El primero era el lugar que había escogido el desafortunado clan MacDonald para ocultar las reses robadas. En cambio, las Three Sisters forman parte de una montaña muy compleja llamada Bidean nam Bian. Las llaman así porque la erosión las ha esculpido de manera tan caprichosa que parecen tres cabezas observando el horizonte.
En resumen, si eres un amante de las rutas a pie o bicicleta, incluso si lo tuyo es el alpinismo o la escalada, estás ante tu lugar ideal. Si quieres visitar el valle de Glen Coe y sus espléndidas montañas sólo tienes que elegir nuestra excursión al Lago Ness.

La cordillera de Cairngorms

Cordillera de Cairngorms
Cinco de las seis montañas más altas del Reino Unido están en esta cadena montañosa que ha dado su nombre al segundo parque nacional de Escocia. Se encuentra al noreste del país y en su interior puedes encontrar lagos, ríos, bosques y campos con la flora y fauna más representativa de las Highlands.
Gracias a esa variedad, ofrece multitud de actividades. Podrás disfrutar de deportes al aire libre, ya sean acuáticos o relacionados con la montaña. Por ejemplo, puedes hacer rutas sobre nieve con esquíes, trineos o practicando alpinismo. Puedes seguir rutas en bicicleta, montando a caballo o incluso en todoterreno. Si el tiempo no acompaña, no te preocupes, ya que puedes acercarte a varios museos y edificios de interés: destilerías como la de Glenlivet; castillos como el Blair Castle o el Balmoral Castle; el molino de Blair Atholl Water o el funicular de Cairngorms. Aquí es imposible que te aburras.
Como has podido comprobar, son muchas las maneras de divertirte en este increíble lugar. Si te atreves a conducir por la izquierda, un vehículo propio o de alquiler es una buena opción. Sin embargo, también puedes valorar un viaje romántico en el tren a vapor conocido como Strathspey Steam Railway. Todas las combinaciones merecerán la pena.

Islas de Escocia

Aunque no deje de ser curioso, este país cuenta con más de 790 islas fuera de su costa, la mayoría de las cuales se distribuyen en cuatro grupos principales: Shetland, Orcadas y Hébridas, subdivididas en interiores y exteriores. Concretamente, nosotros te recomendamos las 10 mejores islas de Escocia. Los fiordos y lagos también poseen sus pequeñas islas, conformando algunos de los paisajes más bellos de Escocia.

Las Orkney Islands

Orkney Islands
Conocidas en castellano como Islas Orcadas, se trata de un archipiélago que se encuentra al extremo noreste de Escocia. Son unas setenta islas, pero sólo veinte están habitadas. Según algunos investigadores que han podido conocer de primera mano sus yacimientos, están ocupadas desde hace 8500 años. Así que prepárate para disfrutar de un viaje en el tiempo como nunca lo habías hecho.
Estas islas se encuentran a dieciséis kilómetros al norte de la costa escocesa. Este aislamiento ha favorecido la buena conservación de su patrimonio, pues pocas personas conocen las increíbles ruinas prehistóricas de Skara Brae, catalogadas como patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
Por supuesto, no podemos olvidar las numerosas playas de este archipiélago. Sus arenas blancas son un reclamo para mucha gente. En verano el clima es más amable y puedes pasear con comodidad. Sin embargo, en invierno también tienen su atractivo, ya que se convierten en un observatorio perfecto desde donde contemplar la aurora boreal, y es que nos encontramos en la misma latitud que ciudades como Oslo o Bergen en Noruega.
Pero, ¿por qué su clima es tan atemperado? La respuesta está a miles de kilómetros, en el Golfo de México, donde se inicia uno de los mecanismos de la naturaleza más llamativos. Allí se calienta el agua que viaja a través del Océano Atlántico hasta chocar con las Islas Británicas. Como resultado tenemos un clima inestable (cielo cubierto, lluvia y viento), pero no extremadamente frío. De hecho, sus temperaturas más bajas en invierno oscilan los dos grados.

La isla de Staffa

Isla de Staffa
En la costa oeste de Escocia encontramos una de las islas más famosas por su singularidad geológica. Con apenas cuatro kilómetros de circunferencia, esta pequeña isla cuenta con unas características muy especiales.
El nombre de Staffa tiene origen noruego y significa pilar o poste. Esa denominación puede estar influenciada por las incursiones llevadas a cabo por los vikingos entre los siglos VIII y XII. Cuando observaron por primera vez las rocas de los acantilados debieron ver similitudes con sus casas construidas con troncos verticales.
Esos relieves que han esculpido las aguas en la roca debieron de impactar muchísimo a sus visitantes, casi tanto como a la propia Reina Victoria o al compositor Mendelssohn. Además, como curiosidad, esta isla estuvo habitada por una familia en el siglo XVII. Sobrevivieron gracias a la fertilidad de sus escasas tierras. Actualmente, sus habitantes son cormoranes, focas, algunas especies de ballenas y el inofensivo tiburón peregrino.
Excursión a Inverness, Lago Ness y Castillo de Urquhart
Por último, no podemos olvidar la gran atracción de la isla, la Fingal’s Cave o Gruta de Fingal. Es una cueva formada por la erosión y cuya popularidad se debe a los escalofriantes sonidos que producen los ecos de las olas. Por esto la llamaban también “La Catedral”.
La visita a esta isla te brindará la oportunidad de navegar sobre las aguas que bañan la costa oeste de Escocia, así como indagar en el pasado geológico de este país.

Bosques de Escocia

Dentro de la riqueza natural escocesa se deben considerar los bosques que alberga. Muchos de ellos son auténticos paraísos, protegidos institucionalmente y cuidados hasta el más mínimo detalle. Los escoceses son un ejemplo de buen hacer en esta faceta. Están muy concienciados con la preservación y el mantenimiento sostenible del medio ambiente.

The Hermitage

The Hermitage
Al norte de Edimburgo, cerca del pueblo de Dunkeld, tienes uno de los bosques más hermosos de Escocia, The Hermitage. Parte de su belleza se debe a que los afluentes del río Tay discurren entre la arboleda. Su fama comenzó en el siglo XVIII, momento en el que se valoró como un lugar de esparcimiento ideal para los amantes de la naturaleza y el paisaje.
Algunas de sus rutas fueron diseñadas por los duques de Atholl en aquel siglo, convirtiendo The Hermitage en un paseo placentero. Nada más pasar Dunkeld verás las indicaciones para el aparcamiento y los paneles informativos con las diferentes rutas. La más sencilla es Path to The Hermitage. Apenas tardarás en completarla en torno a una hora (ida y vuelta).
Si seguimos el sendero que serpentea paralelo al río Braan, podrás admirar, dependiendo de la época del año, a los salmones que trepan a contracorriente para desovar. Todo ello bajo la sombra de alisos, sauces, fresnos, hayas y, sobre todo, abetos de Douglas. Estos últimos son los árboles que tienen el honor de ser los más altos de todo el Reino Unido con más de 60 metros de altura.
Si finalmente decides visitarlo, te recomendamos dos enclaves únicos entre tanta naturaleza: La Ossian’s Hall, llamada también Sala de los Espejos; y la Ossian’s Cave, la Cueva del poeta. El primero es un mirador que está al lado del puente. Fue construido en 1757 para admirar las cascadas del río Braan y en su momento estuvo decorado con espejos y pinturas. Hoy está reformado y es una visita obligada. La Cueva del poeta es mucho más sencilla. Sólo es una edificación de piedra construida en ese mismo siglo y cuya belleza tiene que ver más con el manto verde que la envuelve.
Este bosque, tras tantos siglos encandilando a los autóctonos, se ha convertido en un reclamo para los turistas. Está protegido bajo la figura de protección escocesa National Trust. Este mismo organismo ha acondicionado varias vías, haciéndolas aptas para discapacitados. Además, todo lo que se obtiene en la recaudación del aparcamiento se destina al mantenimiento de este espléndido lugar. Todo un ejemplo de sostenibilidad.

Sunart Oakwoods

Sunart Oakwoods
En Escocia es difícil decidirse por un destino natural concreto. Lo que tiene de especial Sunart es que es el lugar donde un bosque de robles se encuentra con el Océano Atlántico.
El bosque de Sunart no es solamente un bosque, sino que se trata de una superficie arbolada de bosque autóctono muy heterogénea. Entre sus variedades podemos encontrar bosques de avellanos, de coníferas, de fresnos, etc. Aunque son los bosques de robles y pinos los verdaderos reyes del fiordo. Su importante papel en la fabricación de barcos ayudaría a la expansión del Imperio Británico en el siglo XVIII.
Hoy día es una de las áreas con bosques de caducifolias mejor conservada del Reino Unido. La frondosidad y el estado salvaje de los mismos proporcionan refugio y acomodo a la peculiar fauna escocesa, entre los que se destacan a los ciervos y ardillas rojos o el gato salvaje escocés.
Es un lugar ideal para visitarlo en cualquier época del año. En veranos cálidos encontrarás a los árboles con su verde más profundo. En la primavera te regalará los pastos, las praderas y arboledas más coloridos, mientras que en otoño los colores cobrizos hacen acto de presencia en contraste con el verde de las plantas perennes. Sin duda, si eres aficionado a la naturaleza y la fotografía, estarás encantado con este paraje de ensueño.

Lagos de Escocia

Si hay algo de lo que Escocia puede presumir es de poseer centenares de lagos repartidos por todo su territorio. Cada uno con su encanto particular, los hay misteriosos como el Loch Ness, de una grandísima extensión como el Loch Lomond o inspiradores de grandes obras literarias, como el Loch Katrine. Pero eso sí, todos tienen en común la tranquilidad de sus aguas, la rica flora que los circunda y la diversidad de la fauna que los habita. Acompáñanos en las siguientes líneas para conocer en profundidad aquellos lagos escoceses de visita obligada.

Loch Lomond

Loch Lomond
Loch Lomond merece una visita obligada en tu viaje.  Es uno de los lagos más emblemáticos del país y se sitúa en el centro del Parque Nacional del mismo nombre (Parque Nacional de Loch Lomond y las Trossachs). Posee la mayor superficie de agua dulce de todo el Reino Unido, con 71 kilómetros cuadrados. Su amplitud permite que dentro de él se encuentre también la isla de agua dulce más grande del país.
Hay muchos y variados parajes alrededor del lago que puedes visitar. Puedes caminar por los valles extensos del sur o conocer los picos escarpados en el norte, siempre teniendo como referencia una panorámica excelente del lago. No en vano éste es el que divide la Highlands de las Lowlands.
Además de contemplar el lago, es posible navegarlo gracias a un ferry que recorre los paisajes más característicos de este entorno. Así tendrás la oportunidad de ver los castillos que rodean Loch Lomond y conocer más de la historia de este país. Ah, y también podrás navegarlo en kayak, canoa o practicando windsurf. Ya ves, si te acercas a este lago tienes mil actividades con las que pasarlo muy bien.

Loch Katrine

Loch Katrine
Este lago está situado también en el Parque Nacional de Loch Lomond y las Trossachs, cuya belleza es símbolo de orgullo para Escocia. Basta decir que este paisaje lleva décadas impresionando a todos sus visitantes, incluyendo entre estos al mismísimo Sir Walter Scott. La inspiración aquí encontrada se tradujo en una de sus obras más célebres, La dama del lago.
El paisaje de contrastes que se forma entre el lago y los bosques cobrizos de su alrededor harán las delicias de cualquier visitante. Si vas en invierno la nieve de las montañas le darán un valor añadido a tu viaje, así que no dudes en hacerlo en esa época del año.
Existen muchas maneras de disfrutar este paraje. Podrás internarte por los bosques que lo rodean, o bien surcar el mismo sobre el barco a vapor Streamboat Walter Scott. Asimismo, ya sea a pie o alquilando una bicicleta, existe una preciosa senda que lo circunda. A lo largo de ésta encontrarás hermosas vistas dignas de fotografiar. ¡No te pierdas el lago catalogado como el más bello de toda Escocia!

The Great Glen, Loch Ness

The Great Glen, Loch Ness
Por supuesto, este lago no necesita presentación alguna. Conocido por todos, es uno de los signos distintivos de Escocia, quizás el más importante de todos. Misterio y leyenda se han unido alrededor de este lugar que no puede faltar en tu viaje.
El Loch Ness proviene de un caprichoso pasado volcánico. El movimiento de tierras creó el Gran Valle en el que se sitúa. Gracias a esta suerte de fenómenos naturales podemos ahora disfrutar de uno de los lagos más profundos de todo el Reino Unido, con más de 220 metros de profundidad. Forma parte del canal de Caledonia. En concreto, ocupa 40 kilómetros que a su vez sirven para conectar la costa oriental de Inverness con la costa occidental en Corpach, cerca de Fort William.
Claro que, a pesar de todo ello, el principal interés de este paisaje es el Monstruo del Lago Ness o, familiarmente, Nessie. Motivo de miles de visitas de curiosos e investigaciones científicas, nadie sabe realmente si este monstruo existe o no. Si quieres sacar tus propias conclusiones, puedes hacer nuestra excursión al Loch Ness. ¿Te atreves?
Tour de dos días al Lago Ness, Stirling e Iverness

Cascadas de Escocia

Entre los numerosos encantos de estas lejanas tierras están las cascadas. Nosotros hemos elegido tres por ser especialmente bellas, pero seguro que si indagas un poco más en la geografía escocesa encontrarás muchas otras que pueden ser dignas de visitar.

La cascada Corrieshalloch

Cascada Corrieshalloch
En el extremo más al norte de Escocia te espera una estampa que te volverá a revelar el increíble poder de la naturaleza, el Corrieshalloch.
Corrieshalloch, cuya traducción del gaélico es algo así como “hueco feo”, aunque precisamente resulte todo lo contrario. Es uno de los cañones visitables más impresionantes de las Highlands escocesas, no sólo por su tamaño, sino por su localización y belleza.
El artista de este maravilloso espectáculo natural es el río Droma, que lentamente ha labrado la dura piedra dando lugar a un desnivel de 100 metros en poco más de 1 kilómetro. ¿Cómo hace el río para salvar tamaña diferencia? Descendiendo vertiginosamente mediante unas espléndidas cascadas. La más espectacular es la de Measach con un salto de más de más de 45 metros de altura.
Lo mejor de todo es que son perfectamente visitables. Eso sí, para obtener las mejores vistas de este increíble escenario existe un puente colgante. Dicha obra fue edificada por uno de los ingenieros más célebres de la Inglaterra victoriana, Sir John Fowler.

Las Rogie Falls

Rogie Falls
Al noroeste de Inverness, muy cerca del pueblo de Contrín, se encuentran las Rogie Falls. Son una serie de cascadas que se forman en los desniveles del río Black Water. Siguiendo las indicaciones del sendero que hay al lado del aparcamiento gratuito llegarás en unos pocos pasos.
Por lo general, mucha gente admira desde el puente o el mirador a los salmones que suben a desovar. Si te quedas ensimismado mirándolos, no te preocupes, le pasa a todo el mundo. Pocos espectáculos naturales se pueden comparar a esos increíbles saltos que tienen que dar para salvar las alturas.
¡Ah! Muy importante, ten mucho cuidado con el puente porque sólo puede soportar a seis personas a la vez. Por otro lado, aunque los senderos están cuidados, no es recomendable su acceso en silla de ruedas. Si te gusta pasear puedes perderte por los encantadores paseos del Black Water.

Las Falls of Foyers

Falls of Foyers
Al sur de Inverness tenemos la Falls of Foyers. Se trata de una cascada que forma parte del río Foyers, uno de los ríos que desemboca en el Loch Ness. La cascada sorprende por la enorme caída que tiene, de unos 50 metros de altura. El acceso se puede hacer a través de una ruta forestal que se divide en dos caminos, uno que conduce a las cascadas y otro que va directamente a un mirador hacia el Loch Ness.
El flujo sobre las cataratas se ha reducido mucho desde 1895 cuando la North British Aluminium Company construyó una planta de fundición de aluminio en la ribera del Loch Ness. Ésta funcionaba con electricidad generada por el propio río. Este hecho hizo que la artista Mary Rose Hill Burton, participase activamente en la resistencia infructuosa contra la empresa. Haría muchos dibujos y pinturas de las cataratas antes de que se construyera la planta, para capturar el paisaje antes de que se perdiera.

Otros paisajes espectáculares de Escocia

El tejo de Fortingall

Fortingall
La flora de Escocia es tan diversa y misteriosa que a veces nos permite ver cosas inimaginables. El mejor ejemplo es el tejo de Fortingall, un árbol que ha sido testigo de los acontecimientos que han dado vida a la Escocia moderna. Se considera el más antiguo del Reino Unido y uno de los más antiguos de Europa.
Situado en un enclave mágico, a escasos kilómetros del Loch Tay. Además está justo al lado del Crannog y el centro de interpretación de este tipo de cabañas prehistóricas o palafitos, que se construían sobre las aguas de los lagos. Precisamente es esa prehistoria la que conoció este protagonista en sus años más jóvenes, pues con sus 5.000 años ya había soplado 3.000 velas al inicio de nuestra era.
En una tierra de raíces célticas como ésta, no es difícil trasladar nuestra mente a los mitos y las tradiciones más antiguas que los antepasados de los escoceses pudieron ver en este enclave.
Numerosas investigaciones han demostrado que el área que circunda al tejo ha estado habitada por lo menos desde que existe el árbol. Esos 5.000 años de historia dan para mucho. Si pudiese hablar sería un auténtico maestro de la historia escocesa, desde la aparición de los primeros asentamientos humanos, pasando por la tenaz resistencia de los pueblos pictos frente al avance del Imperio Romano o la formación de los primeros reinos feudales, hasta la cristianización céltica, los avatares de las Guerras de Independencia, etc.
Tras siglos de abandono, finalmente, a partir del siglo XVIII, se da el primer paso para devolver al lugar que le corresponde a este tejo. A primera vista no es espectacular, pero se rodeó con un muro para protegerlo y dotarlo de encanto. Gracias a eso puedes seguir disfrutando de su reconfortante sombra en uno de los valles más bellos de Escocia.

La Scott’s View

Scott’s View
Se trata de un mirador con vistas a la frontera natural que separa a Escocia de Inglaterra, el río Tweed. Según una historia popular, Sir Walter Scott se detenía en este punto tan a menudo de camino a su casa en Abbotsford, que sus caballos se detenían sin orden. Después de su muerte en 1832, su cortejo fúnebre pasó por este lugar hacia su entierro en Dryburgh Abbey, y sus caballos se detuvieron en su vista favorita para permitir a su maestro una última mirada al paisaje.
El lugar al que mira es una de las más bellas vistas que se pueden tener del paisaje de las Lowlands. Las colinas de Eildon, la ladera de Bemersyde o las tierras de cultivo del pueblo de Newtown St. Boswells son sólo unos pocos ejemplos. En el mismo Tweed podrás ver algunos pescadores lanzando su caña con más o menos fortuna.
Si te gustan los animales, seguro que si te fijas un poco podrás ver cientos de ovejas que pastan por esta zona. Escocia es un país famoso por su lana, proveniente de más de nueve millones de cabezas ovinas, casi el doble de la población escocesa.
Sencillamente, estás ante una panorámica diferente a la imagen típica de Escocia, a las “antípodas” de las Highlands.

La costa de Fife

costa de Fife
Localizada en el este de Escocia, la sobrecogedora costa de Fife comprende desde el fiordo de Forth hasta el fiordo del Tay. Tiene una extensión de 117 millas, o lo que es lo mismo, más de 150 kilómetros, Fife Coastal Path es una de las rutas más largas que dispone este país para realizar actividades al aire libre.
En toda su extensión podemos descubrir las joyas escondidas de las que presume el antiguo Reino de Fife, nombre que aún conserva el condado. Obviamente son muchos kilómetros, por lo que el recorrido se ha dividido en tramos de tal manera que sea un paseo agradable entre los diversos pueblos. Algunos con atmósfera pesquera (Pittenweem o Anstruther), minera o incluso universitaria como es Saint Andrews. Cualquiera de ellos es un lugar ideal donde pernoctar entre tramo y tramo. Pero es el rico patrimonio natural que se presenta ante nosotros el que de alguna manera aporta esa valorada tranquilidad. Únicamente la pueden alterar algunos corderos jugando o focas observándonos como intrusos que invaden su remanso de paz.
Para los más curiosos existe la posibilidad de visitar la isla de May, una de las reservas naturales de la costa este. Es un recodo de fauna y flora autóctona, enclavada frente al pueblo de Anstruther, desde donde parte un ferry. Un poco más al sur, desde las localidades de South Queensferry y North Queensferry, parten sendos barcos hacia las islas del fiordo de Forth. Allí se congrega la milenaria naturaleza y el centenario puente de Forth, el más antiguo de todos y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2015.
Una visita recomendada para todos, un lugar donde huir del ajetreo diario y donde la libertad se entiende en su más amplio sentido.

El río Tay

Río Tay
Si hubiera que elegir un elemento omnipresente y representativo de la naturaleza escocesa probablemente sería el agua. Escocia está bañada por muchos, pero muchos ríos, de todos ellos el más significativo es el río Tay.
Este río nace en las Highlands y fluye hacia el centro de Escocia, atravesando las ciudades de Perth y Dundee. Está catalogado como SSSI, siglas en inglés para designar un Lugar de Especial Interés Científico, por la extraordinaria flora y fauna que alberga. Es el más largo de Escocia y el más caudaloso del Reino Unido.
En sus aguas podrás ver nutrias, castores y salmones, siendo esta última especie una de las que mejor consideración tiene a nivel mundial. Ya te puedes imaginar cómo valoran los pescadores profesionales este río. De hecho, se ha convertido en uno de los mejores destinos, sino el mejor, para la práctica de la pesca. Hay que reconocer que parte de esta merecida fama se debe a que fue aquí donde se ha pescado el salmón más grande jamás capturado, con casi 30 kilos de peso.
Estos tan solo son algunos pocos ejemplos de lo que puedes encontrarte, pues Escocia, si se caracteriza por algo, es por esa gran riqueza natural que posee. Riqueza que va unida al gran interés por parte de sus instituciones en su protección. Por este motivo, estamos seguros de que la visita a cualquiera de los paisajes naturales que se han mencionado no te dejará indiferente. Es más, te harán sentir una parte insignificante de esa naturaleza que en Escocia se muestra de manera tan cuidada y sostenible.

Comentan sobre esto...

Hola, me podrías recomendar una excursión de un día desde Edimburgoque sea interesante y que no haya que hacer demasiados km.? Gracias

Hola somo un matrimonio mayor (69 años) vamos a ir a Escocia y G Bretaña en el mes de mayo de 2017. del dia 15 al 24. Podrán sugerirnos lugares para conocer en los dos paises durante el tiempo que permaneceremos ?. Podemos distribuir los días en ambos paises como mejor convenga. Gracias

Escocia es un paìs maravilloso,tuve la suerte de ir hace casi 2 años,realmente quedè enamorado,parece un paìs de cuento,bueno no en vano se inventò Harry Potter y los patos Donalds (Daysi,el tìo Rico Mac Pato,etc),estuve por Edimburgo y por los Higland,volverè algùn dìa por que me quedaron muchìsimas cosas por conocer

que he hecho en distintos viajes dos recorridos con vosotros. en uno de ellos, dijisteis la cantidad de lagos y de rios que tiene Escocia, pero no lo recuerdo. A ver si por favor me lo podéis decir. un saludo

Quiero comentar!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts relacionados

Diez castillos escoceses imprescindibles
0 comentarios

Cuando se piensa en Escocia la imaginación vuela hacia paisajes verdes, historia milenaria, pero sobre todo hacia castillos. Y es que los castillos son parte indispensable de su paisaje y despiertan mucho interés entre los viajeros. Hemos hecho una lista de diez castillos escoceses de visita obligada en tu viaje. […]

Leer más…

Las 10 mejores islas que visitar en Escocia
0 comentarios

Escocia es un país que dispone de casi 12.000 km de costa, a lo que hay que añadir cerca de 800 islas, todas y cada una de ellas con características que las hacen únicas y especiales. Nosotros hemos seleccionado las diez más espectaculares. ¿Cuál de ellas visitarás? Te adelantamos que la elección no te resultará nada fácil. […]

Leer más…

Entrada + Visita Guiada al Castillo de Edimburgo
Tienes disponibles
27 tours en Escocia

Seguro que te interesa

No te pierdas nuestros tours a las joyas más imprescindibles de la geografía escocesa. Hemos preparado una selección de los sitios de visita obligada en Escocia: desde las calles más famosas de Edimburgo, pasando por el misterioso Lago Ness, hasta los castillos escoceses de película.

Categorías destacadas

¿Te gusta Escocia?

Únete a nuestra comunidad en redes sociales y descubre mucho más