Naturaleza en Oban: islas y paisajes que ver

1 Comment 1629 Views1


oban vista de la ciudad

Situado en el distrito de Argyll y Bute, Oban y alrededores esconden un sinfín de rincones ocultos. Los amantes los paisajes mágicos encontrarán en el oeste de Escocia una parada obligada que no dejará indiferente a nadie. Si ya te has aventurado a conocer la ciudad de Oban y quieres conocer los tesoros que esconden sus islas y territorios, toma nota.

Naturaleza alrededor de Oban

El recorrido por los alrededores de Oban te dejará boquiabierto. Se trata de un territorio donde se alternan castillos, historia celta y naturaleza. Aproximadamente a cinco kilómetros de Oban, vigilando la entrada del lago Etive, se encuentra el castillo Dunstaffnage. Hogar de clanes y protagonista en guerras civiles, ha sido testigo de gran parte de la historia de Escocia.

Más al Norte, a unos 20 kilómetros, en un impresionante emplazamiento, se alza otro castillo: el castillo Stalker. De camino a este enclave, situado en una isla, se atraviesa el puente Connel donde se pueden avistar kayakistas que surfean los rápidos de Lora. También es digna de nombrar la panorámica de castillo y las islas de Shuna y Lismore desde el lago Linnhe. ¡Unas vistas que te dejarán sin aliento!

 ¿Quieres conocer Oban? Puedes unirte a nuestro tour de un día a Oban o a nuestro tour de tres días

 

Otro de los puntos sobresalientes es el castillo de Kilchurn, una fortaleza que emerge de las aguas del lago Awe. Un lugar ideal para disfrutar de las vistas y la naturaleza alrededor. De obligada parada también es Inveraray, un pequeño y encantador pueblecito a orillas de la bahía del lago Fyne. El castillo es un imprescindible, y si tienes un poco más de tiempo no dudes en hacer la ruta hacia Dun na Cuaiche. Ésta es una construcción desde la que podrás divisar la bahía en todo su esplendor y desde donde sacar unas fotos impactantes. Por último, a unos 40 minutos al sur de Oban se encuentra el Kilmartin glen, una serie de menhires, henges y monumentos que datan del Neolítico y la Edad de Bronce.

Castillo de Kilchurn

Un paseo por las islas

Los aficionados al mar y la observación de aves encontrarán en las Hébridas interiores el retiro perfecto. Desde Oban se divisa la isla de Mull relacionada con la entrada del Cristianismo en Escocia y la de Kerrera ideal para la práctica de senderismo.

Isla de Mull

Esta extensa isla ofrece muchísimos puntos de interés paisajísticos y valor natural. Desde la ornitología hasta las primeras abadías cristianas del país, pasando por sus bellas playas e islitas. Su capital, Tobermory, es un pintoresco pueblo pesquero que recuerda mucho a Portree por sus coloridas casitas en el puerto. La parada idónea para probar el marisco de la zona rodeados encanto.

Para los fanáticos de los castillos, desde el ferry de Oban a Mull se divisa el de Duart. Películas como La Trampa, When Eight Bells Toll y la serie de televisión Buffy Cazavampiros se filmaron aquí. 

Tobermory

Fuente: Visit Scotland / Autor: Kenny Lam

 

Adentrarse en los parajes naturales de la isla es hallar sorpresas como Calgary Bay, una playa de arena blanca al oeste de Tobermory. Un poco más al sur, se puede disfrutar de otro regalo natural: la espectacular cascada Eas Fors. Dice la leyenda que en un día de sol puede transportarte al comienzo de un cuento de hadas.  Para quienes disfruten con el avistamiento de aves también hay sorpresa. Si se continúa por la carretera hacia el Este, se halla el lago Bà, uno de los dos lagos en Mull y lugar perfecto para avistar aves.

Dentro de esta lista interminable de atractivos de Mull, se debe hacer referencia a las pequeñas islas que se sitúan alrededor, accesibles con ferry. Las más famosas son la isla Staffa, Ulva e Iona. De Staffa se destaca su fascinante geología con formas casi extraterrestres; de Ulva su tranquilidad y el marisco fresco. Iona es la más conocida y también la más turística de estas tres.

Isla de Iona

La Isla de Iona es famosa porque cuenta con la famosa abadía de San Columba, origen del Cristianismo en Escocia. La abadía del año 563, junto con la cruz, el convento y la capilla son atractivos indispensables para entender mejor la historia de Escocia.

Las playas son otro de los recursos naturales del paisaje isleño. Playas de piedras como la bahía de San Columba, de arena blanca omo es el caso Camas Cuil an t-Saimh y de aguas turquesas como Traigh an t-Suidhe. 

Sin duda Escocia es un país lleno de contrastes y paisajes sobrecogedores. Si quieres descubrir estos y muchos más viaja con nosotros a Oban y sus mágicas islas.

  • Sara

    Me encantaria poder hacer este viaje con ki marido nos apasiona la cultura celta y estamos ansiosos de ir . Querria que me explicaran todo acerca de el viaje lo qie incluye los tour las visitas y todo lo que incluya . muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *