Duquesa de Alba, Reina de Escocia

No Comentarios 153 visitas0


la vanguardia duqesa de alba reina de escocia

La noticia saltaba a los periódicos españoles y británicos el pasado 20 de enero de 2014, en las quinielas aparecía la Duquesa de Alba, reina de Escocia si el país conseguía la independencia. Las primeras reacciones fueron de sorpresa e incredulidad… ¿Qué hay de verdad en ello? ¿Es todo una broma? ¿Hasta qué punto sería posible que llegara a suceder? La noticia se publicó tanto en periódicos españoles como británicos.

Noticia sobre la duquesa de Alba

Los motivos dinásticos

Jacobo II de Inglaterra, antepasado de la Duquesa de Alba

Algo que está fuera de toda duda es que razones dinásticas existen. La duquesa de Alba es con todo derecho heredera de la última familia reinante en Escocia, los Estuardo o Stuart en inglés. En concreto, desciende de Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia, a través de un hijo ilegítimo (James Fitz-James Stuart) que este tuvo con Arabella Churchill. La hermana de James, Ana I de Escocia, última reina de este país, falleció en 1714 sin descendencia, con lo que el derecho al trono pasó a la rama “bastarda” de la familia a través de su hermanastro.

Es por ello que el apellido de Cayetana no es Stuart, sino Fitz-James Stuart. El Fitz, es un prefijo de origen francés (fils) que se usaba en el Reino Unido para designar a los hijos ilegítimos y que por tanto no tenían derecho a llevar apellido familiar.

Jacobo, hijo bastardo de Jacobo II y fundador de la dinastía Fitz-James Stuart

Jame Fitz-James Stuart

El caso es que James participó en la guerra de Sucesión española por lo que se le concedieron diversos títulos nobiliarios españoles. Su hijo Diego Francisco Fitz-James Stuart, si bien nació en Francia, fue siempre considerado un noble español. Casó con Catalina Ventura Colón, Condesa de Veragua, y a partir de aquí surge una dinastía que llega hasta nuestros días acumulando títulos en la persona de Cayetana Fitz-James Stuart, Duquesa de Alba.

 

¿Posibilidad real?

Si nos preguntamos si sería realmente posible que la Duquesa de Alba llegara a ser coronada Reina de Escocia, la respuesta es que no es fácil, pero tampoco es en absoluto un disparate.

Los hechos están de esta manera. En caso de que Escocia logra independizarse después del referéndum del 18 de Septiembre de este año, aún no está claro cuál sería la forma de gobierno que adoptaría. En un principio parece que la monarquía es preferida por delante de la república. En caso que así fuera, siempre se ha contado con que Isabel II de Inglaterra continuara siendo Reina de Escocia, como lo es de muchos otros países de la Commowealth. Pero las últimas noticias hablan de que el gobierno de Londres, que no pondría ninguna facilidad al proceso independentista, tampoco cedería en este aspecto, e Isabel, muy a su pesar, debería renunciar a ser también Reina de Escocia.

Escudo de Armas de la Casa de Alba, donde podemos ver el león de Escocia en la esquina superior derecha

Escudo de Armas de la Casa de Alba, donde podemos ver el león de Escocia en la esquina superior derecha

Y es aquí donde entra nuestra duquesa de Alba. Una Escocia independiente, que eligiera la monarquía, y en la que Isabel II no pudiera reinar, debería elegir una nueva candidata. Y Cayetana parte en primera posición, pues como hemos visto es la descendiente más directa de la última reina que reinó en Escocia.

 La noticia se extiende

En el Reino Unido la noticia partió de dos frentes, por una parte el diario Daily Express y por otra el Daily Telegraph. Ambos enfocan el tema de manera bastante similar, explicando el por qué histórico del derecho al trono, e introduciendo a los británicos a un personaje que si bien en España se conoce bien, aquí en el Reino Unido evidentemente no es tan popular. Se habla de sus muchos títulos nobiliarios, remarcando el récord Guinness que posee, y ambos diarios inciden en dos puntos. Su matrimonio con un funcionario mucho menor que ella, y sobre todo, su riqueza valorada en 29.000.000.000 libras, que siempre según estos mismos medios “le abriría las puertas de Escocia”.

Se menciona al otro descendiente vivo de la familia Estuardo, Franz de Baviera, pero que ya habría negado cualquier intención reclamar el trono.

El enfoque de la noticia, bastante sensacionalista, junto con la tendencia conservadora de los dos rotativos ha dado a pensar que quizás lo que busquen sea torpedear eI proceso independentista, “asustando” a los partidarios del sí.

Inmediatamente, la noticia saltó el canal de la Mancha para llegar a España, donde ha tenido si cabe más repercusión.
Como muestra, podemos citar el artículo publicado en el mundo, donde el historiador Fernando García Mercadal, afirma que es simplemente una anécdota histórica sin mayor importancia, pero que no irá más allá de ahí. En el otro extremo, Javier Timmermans, abogado nobiliario, aboga por la aceptación del trono por parte de la Duquesa, aunque solo sea por “protestar por lo de Gibraltar”.

 Reacciones

Como vemos, las reacciones entre los estudiosos del tema van desde su aceptación como mera curiosidad histórica, real pero disparatada, hasta la pura y dura ironía.

Por parte de los principales interesados, la mayoría de los escoceses sigue sin saber quién es la Duquesa de Alba, y la noticia, si la han leído ha sido de refilón. Nadie se ha planteado seriamente la posibilidad de que llegara a ser Reina de Escocia.

Entre los candidatos, ya hemos comentado que Franz de Baviera, el otro “pretendiente” al trono (aunque más lejano) ha comentado que no tiene el más mínimo interés en el tema. En parecidos términos se ha pronunciado Cayetana, quien por cierto es amiga de la infancia de Isabel II de Inglaterra, y no tienen ninguna intención de molestarla. El propio hijo de la Duquesa ha calificado todo esto de “disparate”.

Parece por tanto que estamos ante una simple curiosidad, una de esas casualidades que nos hacen pensar “¿cómo hubiera sido la historia si…?” y que nos demuestran cómo están interrelacionadas las distintas familias nobiliarias europeas, algo que a veces provoca carambolas hereditarias como es el caso. Interesante como ejercicio intelectual pero poco más

Solo un último apunte: Alba significa Escocia en Gaélico… ¿Sería posible que también esto sea casualidad? .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *