navidad en edimburgo

Dicen que visitar Edimburgo es vivir en un cuento de hadas. Esta sensación se intensifica cuando la ciudad se viste de Navidad: la iluminación, los mercados, el coro regalando villancicos a los viandantes… Un montón de eventos, shows y acontecimientos están a punto de empezar.

A pesar de que hoy en Escocia la Navidad se celebra con arraigo y tradición, hubo un tiempo en que no fue así. Corría el año 1644 cuando la corriente puritana se impuso y el Parlamento prohibió el festejo de esta celebración. En la clandestinidad el pueblo seguía haciéndolo, hasta que en 1660 se levantó la restricción. En el siglo XIX el apoyo de la Reina Victoria contribuiría a su recuperación total. Hoy en día el país puede presumir unas fiestas navideñas en las que están presentes la influencia católica, protestante y también los ritos paganos. Una amalgama de símbolos y tradiciones que da como resultado una fiesta única y con sabor propio.

Eventos imprescindibles

Son variados los eventos que se celebran a lo largo y ancho del país, pero Edimburgo al ser su  capital es una auténtica fiesta desde mediados de noviembre. Los mercados navideños, la inauguración del encendido navideño o la procesión de las antorchas son citas imprescindibles.

Los mercados de Navidad

Una navidad sin mercado es como un invierno en Escocia sin frío: imposible. El pistoletazo de salida lo marca la apertura del Christmas market de George Street que este año está marcado en el calendario para el 17 de noviembre. Un día después, el encanto del mercado navideño de East Princes Street Garden se desplegará en el corazón de la ciudad para deleite de locales y viajeros. Artesanía, puestos de regalos, delicias gastronómicas, artistas y la noria que no parará de girar hasta la finalización de las fiestas.  Ambos mercados merecen una visita especialmente para quienes busquen regalos originales y dulces típicamente.

 

mercado de navidad en Edimburgo

Fuente: Visit Scotland / Autor: Kenny Lam

 La noche de la luz

Conocida también como The light night es uno de los eventos más esperados. Las luces navideñas son un rasgo distintivo de la Navidad en cualquier lugar y Edimburgo no iba a ser menos. En 2017 esta cita está programada para el 19 de noviembre en la céntrica calle de George Street. Entre villancicos, dulces tradicionales y un público deseoso de comenzar los eventos navideños se procederá al encendido de la iluminación navideña.

¡PROMOCIÓN!
En Viajar por Escocia hemos preparado un Tour especial de Navidad para que puedas saborear esta ciudad de cuento.

 

Patinar en St. Andrews

Como en las comedias románticas de Navidad, patinar es una de las actividades favoritas de estas fechas para jóvenes y no tan jóvenes. La céntrica plaza de St. Andrews albergará desde el 17 de noviembre y como todos los años, una pista de patinaje sobre hielo alrededor de su obelisco. Allí al calor de las luces, de la gente que pasea y de los villancicos que suenan de fondo puedes animarte a hacer piruetas sobre tus patines. ¡Luego puedes tomar un chocolate caliente en su bar para entrar en calor!

 

patinar en edimburgo en navidad

Fuente: Visit Scotland / Autor: Kenny Lam

Veinticuatro puertas de Adviento

El período festivo puede ser un buen momento para descubrir la ciudad. Desde el 1 de diciembre hasta el 24 del mismo mes, diferentes edificios representativos abren sus puertas. Reserva en tu agenda estos días para conocer los que más te interesen. Adéntrate en la historia de Edimburgo y abre las puertas de este particular calendario de Adviento. ¡No te lo pierdas!

La Princes Street Party

Los eventos para dar la bienvenida al fin de año tienen su epicentro en Princes Street. Desde esta vía principal se despide el año bajo un cielo de fuegos artificiales que tiñen el cielo de colores. Son variados los eventos que esta zona de acoge, especialmente conciertos de música pop y música folk.

Hogmanay

La celebración clave de las Navidades en Escocia y en Edimburgo comienza con la despedida del año, que aquí es conocida como Hogmanay.  Se extiende durante 12 días de los cuales realmente cuatro son los de auténtica fiesta: desde el 30 Diciembre al 2 de Enero. Coincide con la clausura del año se supone que tiene su origen en una tradición vikinga.

La procesión de las antorchas es uno de los eventos más importantes vinculados al Hogmanay donde se prende la luz en la oscuridad vespertina del penúltimo día del año. Riadas de gente caminan en procesión, con antorchas de fuego como símbolo de purificación y de alejamiento de las malas energías. Desde la Old Town hasta Calton Hill la urbe se convierte en luz antes de terminar el año.

 

Hogmanay

Fuente: Visit Scotland / Kenny Lam

Tradiciones navideñas

Si existe algo curioso son las tradiciones navideñas que realiza cada país por estas fechas. Los escoceses también cuentan con las suyas que resaltan las particularidades propias de los festejos en Escocia. Estas tradiciones hablan de fraternidad, unidad, agradecimiento y se distinguen por su arraigo en la sociedad, así como por el fervor con el que lo realizan.

Un árbol navideño para hermanar

Los lazos culturales entre Escocia y Noruega se representan cada Pascua con el ofrecimiento del árbol navideño de Edimburgo por el país nórdico. Se trata de un regalo que afianza esos vínculos y rememora ese enlace histórico entre ambas naciones. El árbol se  sitúa por la zona de The Mound y es todo un símbolo que hermana a la localidad de Hordaland con Edimburgo.

Un buen licor para brindar

Las bajas de temperatura invitan a brindar con una de las bebidas por antonomasia: el Hot Toddy. Esta bebida tradicional es un combinado a base de whisky, miel y especias que te ayudará a combatir la fría brisa del Norte. Este licor es parecida al tradicional vino caliente o glühwein que toman los alemanes en estas fiestas, aunque un poco más fuerte. Un deliciosa manera de brindar por el nuevo año.

Jersey navideños para todos

El día 15 de diciembre se celebra el Jumper Dayuna costumbre que se practica en todo el Reino Unido. Es el día en que los trabajadores de oficinas y comercios visten con jerseys coloridos con motivos navideños. Una divertida tradición en la que también participamos los trabajadores de Viajar por Escocia y Scozia Tour.

Un regalo muy dulce

El día de Navidad las familias se reúnen para comer juntos. En la mesa los comensales encuentra los crackers, uno caramelo gigante de cartón que contiene una sorpresa dentro. Dos de los comensales deberán tirar de cada extremo del cracker para conseguir la mayor porción y obtener el ansiado regalo. En este artículo puedes ver las comidas típicas que se comen en navidad.

También el shortbread (especie de polvorón o mantecado) y  la black bun (tarta tradicional de frutas) son dulces que no pueden faltar en las mesas escocesas durante esta época del año.

 

shortbread de navidad

Fuente: Vist Scotland / Autor: Paul Tomkins

 

El boxing day

La influencia presbiteriana en la cultura escocesa siempre deja espacio para practicar la caridad. A veces los regalos que entrega Santa Claus no satisfacen a sus destinatarios y ante la posibilidad de que acaben en un rincón abandonados, los escoceses optan por donarlos a la beneficiencia. El origen del término Boxing Day proviene de la palabra box, caja en inglés y se cree que se refiere a las cajas que antiguamente los jefes entregaban a sus empleados. 

Los comerciantes aprovechan este día para inaugurar esperadas rebajas desvirtuando un poco el sentido solidario de este evento. Glasgow y la New Town de Edimburgo son dos de los lugares preferidos por los escoceses para ir de compras ese día.

El redding, el first footings y el Auld Lang Syne

Son otras dos de las costumbres más conocidas. El redding se refiere a la limpieza de la casa (sobre todo de las cenizas de la chimenea) y el saldo de las deudas pendientes antes de que suenen las campanadas. El first footings hace referencia a las primeras visitas a casas de familiares y amigos, después de medianoche, para intercambiar regalos representativos. Dicen los escoceses que el mejor regalo sería que la primera persona en entrar en un hogar (first footer) fuera morena y alta… ¡Entonces la fortuna estará asegurada!

También la figura Robert Burns está ligada a esta última noche del año. La canción Auld Lang Syne autoría de el Bardo (como se apodaba el poeta), es la que los escoceses entonan con emoción después de la última campanada. Una pieza musical que rememora los viejos tiempos, un canto a la amistad para poner punto y final a los 365 días del calendario.

En Viajar por Escocia hemos preparado un tour especial de Navidad para que puedas saborear esta ciudad de cuento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *